Electroestimulación muscular

La electro estimulación muscular puede ser un aliado para recuperar lesiones o como complemento al gimnasio, nunca podrá ser un sustitutivo de este.

29,99€
disponible
1 Nuevo Desde 29,99€
Amazon.es
Envío gratuito
28,99€
disponible
2 Nuevo Desde 28,99€
1 Usado Desde 18,94€
Amazon.es
Envío gratuito
26,95€
disponible
1 Nuevo Desde 26,95€
1 Usado Desde 24,31€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización:

Te puede interesar…

¿Para qué sirve la electroestimulación?

Le electroestimulación es una técnica muy usada en el tema del fitness y la estética. Se habla del uso de aparatos que, por medio de impulsos eléctricos, causan contracciones musculares y, como resultado, un efecto semejante al que se obtendría ejercitando los músculos. En estética se utiliza la electroestimulación como régimen adelgazante, aunque si la aplicación de esta habilidad no se sigue de entrenamiento del cuerpo, los resultados tienen la posibilidad de ser discutibles. Es una manera de llevar a cabo lo que se conoce como “ejercicio pasivo” y facilita incrementar el tono muscular y mejorar la flacidez de los músculos creciendo su volumen, fuerza y resistencia.

Pero cuando se habla de electroestimulación conviene tener algunos conceptos muy claros. Esta habilidad solo facilita trabajar con un grupo muscular a la vez y para perder calorías hay que hacer ejercicios que movilicen varios grupos de músculos. Lo que sí es un hecho es que la electroestimulación hace trabajar muchas más fibras de un mismo músculo que el ejercicio habitual, pero no trabaja sobre tendones y articulaciones, por lo cual es requisito conjugar los dos elementos. De esta forma, por cada kilo de grasa que se pierde se forma un kilo de músculo, y como la grasa pesa menos se produce una reducción de volumen. Si a ello se suma el rastreo de una dieta, los efectos van a ser muchísimo más apreciables.

Por otro lado, la utilización de la electroestimulación tiene sus contraindicaciones: personas con marcapasos, con epilepsia o su aplicación sobre la región abdominal en mujeres embarazadas. Es considerable tomar en cuenta que se tienen la posibilidad de perjudicar o atrofiar fibras si no se utiliza de manera correcta